20 Septiembre, 2016

Gestor energético (PYME)

¿Por qué le interesa a una PYME contar con la ayuda de un gestor energético?

gestor energético pyme

Un gestor energético para la PYME (cloudhoreca, pixabay)

Uno de los principales dolores de cabeza del empresario es la contabilidad de su factura energética. Su mayor preocupación es sacar sus productos y venderlos. Precisamente por eso, la energía es un tema que suele dejarse de lado.

A partir de agosto de 2013, sin embargo, este breve dolor de cabeza empezó a afectar más seriamente a los beneficios. Se produzco una muy importante subida del precio de la luz, sobre todo en el llamado término fijo.

Ya han pasado bastantes años y varias subidas del mismo término fijo (potencia) aunque la crisis económica parece que va remitiendo. Esto último, no lo tengo muy claro.

Las consecuencias del encarecimiento de la energía son inmediatas, y el empresario ha añadido a sus tareas las siguientes:

  • Preocuparse, como mínimo cada año, de cuánto le cuesta el suministro energético
  • Establecer alarmas para detectar si en algún momento los costes energéticos se disparan y tomar las medidas necesarias para corregir las causas
  • Estudiar si en su proceso de producción, en sus oficinas, naves, está incurriendo en costes excesivos y por lo tanto, evitables.

La mejor forma de solucionar estos problemas a un precio asequible y sin aspirinas es contar con la ayuda de un gestor energético. El gestor energético se encargará de reducir la factura energética y de ahorrar energía.

¿La normativa obliga a la PYME a ahorrar energía?

gestor energético pyme

Parlamento europeo (hpgruesen, pixabay)

La Unión Europea durante los últimos años ha hecho hincapié en la reducción de consumo energético. Con ello se consiguen varios objetivos: reducción de emisiones de CO2, aumento de la intensidad energética, reducción de la dependencia estratégica de energía primaria y, al final de todo, reducción del coste de la energía porque se consume menos. Es decir, se consigue reducir los costes y aumentar competitividad de las empresas.

El marco normativo más importante en eficiencia energética es el proporcionado por la Directiva de Eficiencia Energética 2012/27/UE. Su transposición casi definitiva a nuestro ordenamiento jurídico se hizo en el RD56/2016. Este último solo obliga a las empresas grandes a hacer auditorías energéticas.

Pero también habla de fomentar la realización de auditorías energéticas en la pequeña y mediana empresa (PYME).

No se puede descartar que en un plazo breve se exija de alguna manera la realización de auditorías energéticas en la PYME. El objetivo sería favorecer los objetivos de reducción de emisiones de CO2.

Cómo afrontar el problema del análisis energético

gestor energético pyme

El problema del análisis energético (Pixapopz, pixabay)

El tiempo que puede dedicar un gerente a la gestión energética es limitado, por lo que tiene que delegarlos en departamentos de contabilidad o administrativos.

Las grandes empresas suelen disponer de departamentos operativos que se encargan del control de los suministros. Debido al elevado importe de los suministros, suele asignarse la tarea a los departamentos de compras.

El enfoque, por lo tanto, se centra en el coste y la contratación de suministros, no hay tiempo para dedicarse a la energía. En concreto, a su reducción.

Los departamentos de compra gestionan la contratación de suministros. Los departamentos, áreas o personas que se encargan del trabajo diario no tienen tiempo para dedicarse a estudiar los consumos energéticos.

Es decir, el estudio de la eficiencia energética de la empresa queda, de una forma u otra, relegado.

Las tareas del Gestor Energético

gestor energético pyme

Las tareas del gestor energético (firmbee_ux, pixabay)

La mejor forma de afrontar el análisis y ahorrar dinero al cabo del año es contar con el apoyo de un asesor energético.

Citando a Adam Smith, la productividad aumenta si cada uno hace su parte del alfiler.

En la pequeña empresa actual es difícil dedicar recursos internos a la optimización energética. El gestor energético tiene la experiencia suficiente para analizar los datos y extraer las mejores conclusiones.

La división de los costes entre varios clientes hace que el servicio sea asequible para una PYME.

Las tareas de un gestor energético:

  • Análisis del consumo energético. Potencias máximas, consumos no previstos, excesos de energía reactiva, perfil de consumo, posibles mejoras
  • Generación de la línea de base energética y por tanto, cálculo de la eficiencia energética de la empresa.
  • Recepción puntual de alarmas
  • Análisis de los contratos de suministro de energía eléctrica y combustible. Una importante posibilidad de ahorro es la compra de energía eléctrica en el mercado, como las grandes empresas, pero con garantías máximas. El estudio de todas las opciones tiene cierta complejidad si no te dedicas permanentemente a ello. Muchas empresas huyen de las complicaciones de un precio variable cada mes. Prefieren tener unos precios definidos para hacerse una idea de lo que van a pagar.
  • Propuestas de inversiones en eficiencia energética
  • Elaboración de Sistemas de Gestión Energética a medida. La gran ventaja es el establecimiento de procedimientos para que la gestión pueda realizarla casi cualquier trabajador sin más que seguir unas indicaciones.
  • Estudio de los sistemas de visualización de datos más interesantes para cada caso (monitorización energética)

Para realizar estas tareas, el gestor energético dispone de software específico, generalmente basado en la nube. Se trata de software de gestión energética o de plataformas de gestión energética basadas en la nube.

Qué son las plataformas de gestión energética basadas en la nube

gestor energético pyme

Plataformas de análisis energético en la nube (Geralt, pixabay)

La gestión energética podría hacerse teóricamente desde una página excel. Bastaría con pedir a la compañía suministradora los datos de la curva de carga o bajarla del contador con un dispositivo óptico.

No obstante, es mucho mejor utilizar uno de los múltiples sistemas de gestión energética en la nube . Se recogen los datos de forma automática, se envían a INTERNET (la nube) y a partir de ahí se abre un amplio margen de posibilidades.

En la nube, en INTERNET, se desarrollan todos los análisis, se pueden optimizar potencias, simular facturas según los precios de distintas compañías comercializadoras y un largo etcétera. Todo ello está accesible en cualquier momento y lugar con acceso a INTERNET.

La misma plataforma de gestión energética da facilidades al gestor energético para que presente los informes, análisis y conclusiones de la mejor manera a sus clientes.

En resumen, una plataforma de gestión energética permite al cliente industrial observar los consumos, perfiles de demanda, facturas, etc, los datos más relevantes de sus consumos energéticos.

Por otra parte, la experiencia demuestra que el cliente industrial (PYME) no suele utilizar este tipo de software cuando dispone de él. El día a día lo ocupa la producción y las ventas. De ahí la necesidad del soporte de un gestor energético especializado que permite el ahorro energético a un coste asumible.

El alcance del trabajo del gestor energético

La gestión energética de una empresa puede plantearse de diversas formas en función del tipo de cliente.

La definición de una PYME es lo suficientemente amplia para que una mediana empresa pueda presentar bastante complejidad y sus consumos energéticos ser muy elevados. En estos casos, la implantación de un Sistema de Gestión Energética siempre es recomendable.

Los contratos de gestión energética se plantean como contratos en los que se paga una cuota al mes. Con la cuota se abona el trabajo del gestor y la utilización del software. Este, en la mayoría de los casos está basado en INTERNET. Es lo que se denomina SaaS, Software as a Service.

A la cuota hay que sumar el coste de la tarjeta SIM, en el caso de que la transmisión de datos sea vía telefónica.

Finalmente, los contratos pueden llevar incluidos o no servicios de estudios de eficiencia energética, auditorías energéticas, etc.

El gestor ajusta el alcance de su propuesta de manera que sea rentable para la empresa. Las ventajas para el empresario son claras:

No tiene que destinar recursos propios para el análisis energético

No hace falta que dedique tiempo a la gestión energética. Es obvio que el gestor debe proporcionar indicadores que muestren al empresario el trabajo correctamente realizado.

– Conocerá la eficiencia energética de la empresa, incluyendo esta en el alcance del servicio

– Le permitirá ahorrar energía y dinero. El análisis de los datos obtenidos permiten detectar mal funcionamiento y/o consumos no deseados

Las alarmas le permitirán evitar gastos innecesarios.

 

Infografía: algunas de las tareas habituales del Gestor Energético

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies