IOT y gestión de la demanda eléctrica

gestión de la demanda

IOT y gestión de la demanda (jeferrb, pixabay)

Gestión de la demanda en las redes eléctricas

El lector conocerá que la potencia instalada en España es mucho mayor de la necesaria. A finales de 2015, la potencia instalada era de 102.613 MW y la demanda máxima fue de 40.324 MW. Esto es necesario para que el sistema pueda absorber sin problemas los picos de demanda.

Para reducir estos picos, por ejemplo, hay centrales que bombean agua a embalses a mayor altitud cuando hay excesos de potencia. Cuando se producen picos en el consumo, el agua se vuelve a descargar (se turbina) aportando una potencia que permite absorber con rapidez las puntas de consumo. Esto también permite “aplanar” la curva de demanda, es decir, gestionar la demanda.

Gestión de la demanda eléctrica en el hogar

Ya queda poco tiempo para que todos los hogares de nuestro país dispongan de contador inteligente (2018). Una de las ventajas de este contador es que resulta posible aplicar el precio real del consumo hora a hora.

Teóricamente esto puede permitir a un consumidor gestionar su consumo eléctrico para abaratarlo. Basta con que ponga a funcionar sus electrodomésticos en los momentos en los que la energía es más barata. El consumidor, por supuesto, deberá informarse de cuáles son los precios horarios. Esto parece un poco incómodo. Sin embargo, contribuiría a aplanar la curva de demanda eléctrica. Es una forma de gestión de la demanda eléctrica.

Gestión masiva de la demanda eléctrica

¿Pueden utilizarse los hogares, con consumos muy bajos, para gestionar la demanda de la red eléctrica?

En el Reino Unido han demostrado que es posible enviar mensajes a través de toda la red a electrodomésticos preparados adecuadamente. Si se detecta un pico de consumo, estos mensajes solicitan la reducción de consumo eléctrico de un equipo. Por ejemplo, un aparato de aire acondicionado puede, bajo petición, subir ligeramente la temperatura de consigna para consumir un poco menos. El consumidor no tiene que hacer nada, salvo tener equipos que admitan los mensajes.

Utilizar la red eléctrica para enviar información (PLC) no es algo novedoso. De hecho, se pensó para el desarrollo de Internet, pero el ADSL ganó la batalla. La transmisión de datos a través de la red eléctrica (con señal de alta frecuencia) quedaba bloqueada en los transformadores de tensión. La novedad consiste en que los datos se incluyen como pequeñas modificaciones de la onda de tensión de 50 Hz.

Una vez resuelto el problema de la transmisión, nuestros electrodomésticos deberán ser capaces de recibir los mensajes. De ello se encargará el imparable desarrollo del IOT (Internet de las Cosas). Todas las cosas estarán preparadas para su conexión en red.

Los electrodomésticos dotados de sensores con los que se pueda interactuar serán, dentro de pocos años, una realidad. Ya existen, pero estarán equipados de serie con estos sistemas.

Conclusiones

La posibilidad de realizar este tipo de gestión fina de la demanda puede neutralizar la variabilidad producida por la generación de las energías renovables.

La gestión de la demanda, junto con la generación distribuida, podría ayudar a revolucionar el mundo de la energía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies