Solo Quedan Cinco Meses: ¿Qué Pasa con el RD56/2016?

¿Qué pasa con el cumplimiento del RD56/2016 de auditorías?

¿Qué pasa con el cumplimiento del RD56/2016 de auditorías? (fotolia)

Las empresas se demoran con el RD56/2016

En febrero se aprobó el Real Decreto 56/2016 que, por fin, transpuso casi toda la Directiva Europea de Eficiencia Energética (2012/27/UE).

El aspecto más relevante de este Real Decreto es que obliga a las grandes empresas a realizar una auditoría energética que cubra al menos el 85 % de sus consumos de energía.

La fecha límite para tener realizada una auditoría es el 14 de noviembre de 2016.

Según noticias recientes, a día de hoy solo un 20 % de estas empresas han cumplido con la prescripción de realizar una auditoría.

Las multas son cuantiosas (hasta 60.000 € de acuerdo con el artículo 82 de la Ley 18/2014) y todo parece indicar que las empresas van a esperar al último momento. Estamos a las puertas del verano y a la vuelta solo quedarán 2 meses para cumplir con la legislación.

¿Por qué no se están llevando a cabo estas auditorías?.

Posibles razones y soluciones

Las empresas consideran que lo tienen controlado

Las grandes empresas tienen personal competente para realizar el tipo de trabajo que requiere una auditoría. Sin embargo, no son especialistas y en el caso de tener que hacerse cargo del trabajo, es probable que no encuentren el momento: se dejará para última hora.

Hay que tener en cuenta que no vale cualquier cosa, las auditorías deben hacerse de acuerdo con las directrices del RD56/2016 (artículo 3).

Los condicionantes del Real Decreto son claros y puede ser complicado improvisar recursos propios para llevar a cabo la auditoría energética conforme a los requerimientos del RD56/2016.

No existe conciencia real de los beneficios de hacer una auditoría

Con las subidas en los precios de la energía, las grandes empresas son conscientes de que deben negociar periódicamente sus contratos de suministros energéticos. Sin embargo, en ocasiones se ha dejado de lado la posibilidad de reducir, además de los costes, el consumo de energía.

Una parte muy importante del ahorro económico puede venir de la reducción del consumo en procesos, sistemas, equipos y usos de la energía.

No se ha informado de manera adecuada

Aunque cada día es más frecuente la realización de jornadas informativas acerca de la eficiencia energética, es cierto que los responsables políticos han tardado muchos meses en publicar el RD56/2016: las auditorías deberían haberse realizado antes de finalizar el año 2015.

Las empresas quizás han mirado las auditorías con escepticismo y como un coste adicional no productivo, en un lugar de una actuación beneficiosa.

Plazos de realización de una auditoría. Costes.

Como cabe esperar, los plazos y costes dependerán mucho de cada empresa.

Con relación a los plazos, poco se va a poder hacer. Estamos a punto de llegar a las vacaciones, a la vuelta (septiembre) solo quedarán dos meses. Es decir, el plazo de realización de la auditoría, sea cual sea el tamaño de la empresa, estará acotado a dos meses (si se empieza en septiembre). Los plazos se cumplirán asignando los recursos necesarios.

Respecto a los costes de realización, en empresas muy grandes pueden exceder los 12.000 €. En el artículo que he enlazado se habla de unos 4.000 € lo que puede considerarse una media razonable. En cada caso habría que estudiar los condicionantes.

El apremio en el cumplimiento de los plazos puede dar lugar a un cuello de botella (exceso de demanda) que incremente los precios de una auditoría energética. Lo más sensato es poner en marcha, ya mismo, el procedimiento y la contratación de profesionales para que el tiempo no se eche encima.

Ventajas de hacer una auditoría

Para las empresas afectadas por el RD56/2016, una auditoría energética no supone una inversión importante y tiene retornos que siempre son positivos. Estas son algunas ventajas:

1. Conocimiento del consumo energético y dónde se produce

2. Reducción del consumo improductivo en la empresa

3. Conocimiento y reducción de las emisiones de gases de efecto de invernadero

4. Identificación de métodos para la reducción del consumo energético

5. El ahorro energético detectado y obtenido después de la auditoría se prolongará en años sucesivos

6. Control de defectos en equipos y sistemas. Ayuda al mantenimiento preventivo y predictivo

7. Predicción del consumo de energía en función de la producción prevista. Al hacer las previsiones anuales se conocerá el consumo de energía y su coste.

El resultado de una auditoría no debe quedar almacenado en una estantería, solo para cumplir con la legislación.

La auditoría debe proporcionar indicadores energéticos. Estos indicadores formarán parte del cuadro de mando integral de la empresa.

La auditoría energética es básica para el conocimiento y el control del consumo de energía en años posteriores.

Se podrá identificar cualquier tipo de desviación que se produzca a lo largo de los años. Esto facilitará la toma de medidas correctoras y el control de los costes de la energía.

Una auditoría energética puede servir de base a un futuro Sistema de Gestión Energética basado en una norma como la ISO50001.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies