¿Realmente es tan peligroso el shale gas? La película “Tierra Prometida”

shale, gas de esquisto, peligroso

Cortesía de wandee007 en FreeDigitalPhotos.net

El pasado mes de abril me acerqué al cine para ver una película que trataba de un tema de mucha actualidad por lo menos en nuestro país, en Estados Unidos llevan ya tiempo lidiando con los problemas y las polémicas del impacto ambiental causado por la técnica de shale gas (fracturación hidráulica en formaciones de esquisto -shale- que libera gas natural o de las que se puede extraer petróleo).

La película es de Matt Damon (es director y protagonista), famoso por su papel en El caso Bourne.

El argumento de Tierra Prometida

(Nota: recomiendo que no se lea el texto que sigue si se tiene interés en ver la película)

Tierra Prometida muestra la problemática que aparece en un pueblo donde una empresa ha encontrado recursos importantes de gas de esquisto. Envían a un equipo para comprar los derechos de explotación en las tierras de los propietarios. Matt Damon, que forma parte de ese equipo, intenta sobornar y lo consigue a uno de los ediles del pueblo, sin embargo encuentran la oposición de uno de los viejos del lugar, que además se da la circunstancia de que en su día fue técnico del MIT.

Después de los primeros problemas con parte de la gente que se opone a la explotación del gas, aparece en el pueblo un ecologista que muestra imágenes de su pueblo donde el fracking ha matado varios animales. Para intentar cerrar el problema, lo sobornan. El ecologista hace unos carteles con el dinero del soborno, en los que aparecen animales muertos de su pueblo y los pega en cada esquina del pueblo, continuando con su activismo.

Al final de la película le remiten un dossier al protagonista donde se demuestra que las fotos del ecologista son falsas, Matt Damon informa al pueblo y prácticamente todo el mundo cede.

Pero en la despedida, el ecologista confiesa que ha sido enviado por la compañía que no se podía permitir un error viendo que la captación del pueblo no progresaba adecuadamente. Matt Damon se arrepiente e informa a los ciudadanos de las malas artes de la compañía.

Mi opinión

La película tiene un argumento muy previsible, es la típica historia en la que el malo se transforma al final y se arrepiente.

Entiendo que el objetivo era el reflejar uno de los problemas a los que se enfrenta en estos momentos la sociedad americana. Estos problemas pueden reproducirse si no se hacen bien las cosas en otros países, por eso me pareció interesante ir a verla.

El trasfondo económico y ambiental del shale gas

El asunto del shale gas, que ya ha empezado a causar polémica en España, se ve en otros lugares como el Reino Unido como una esperanza para la reactivación de la economía, en otros como USA el uso de este sistema (no exento de polémica) ha producido una bajada de los precios del gas y puede hacer a Estados Unidos mucho menos dependiente energéticamente de otras zonas del mundo. (Por el contrario países como Francia han prohibido el uso de la técnica).

También en Estados Unidos, que llevan más de 10 años explotando este recurso, han empezado a surgir voces muy críticas por su impacto ambiental, explicado en documentales ya célebres como GasLand. Hace unos días, vi unas imágenes escalofriantes de un pueblo de Luisiana que estaba siendo tragado por un gran socavón, aunque debo añadir que las condiciones geológicas de la zona eran especiales (la presencia de un depósito de sal).

En muchos países el shale gas ha causado gran expectación, Gran Bretaña está empezando ya los primeros estudios de prospección, México está buscando inversores.

YPF (la empresa de petróleo de Argentina) busca también inversores para explotar sus yacimientos de Vaca Muerta (recordemos que Argentina expropió YPF a REPSOL alegando fundamentalmente falta de inversión en estos yacimientos). Aunque al parecer ha llegado a un acuerdo con Chevron (también contestado por la opinión pública), YPF dejó de computar sus reservas de Vaca Muerta porque no se estaban obteniendo los resultados previstos.

Y es que realmente uno de los problemas más importantes de la técnica es el coste real del proceso de producción, que no está claro. Hacen falta inversiones muy elevadas para poder extraer el gas o el crudo de este tipo de yacimientos. Recomiendo la lectura de este interesantísimo artículo que puede arrojar alguna luz sobre los costes, inversiones y viabilidad económica de la actividad. El otro gran problema es el impacto ambiental de la técnica, con aspectos como los productos inyectados que pueden afectar a las aguas, la contaminación por el reciclaje del agua utilizada, el posible incremento del número de sismos en las áreas afectadas o la contaminación atmosférica por fugas de metano.

En algunos países se plantea el shale gas como una fuente de energía que puede ayudar a la salida de la crisis económica. En Estados Unidos ha bajado el precio del gas y ya se han planteado varios proyectos para dar salida al gas que están produciendo y a la vez parar esa bajada de precios en el mercado interno. En Gran Bretaña, David Cameron ha dicho que no se pueden permitir el lujo de perder la carrera por el shale gas.

¿Y en España qué pasa?. Se puede hablar sin temor a equivocarse de rechazo generalizado de las comunidades afectadas. Las mayores reservas al parecer se encuentran en la cornisa cantábrica (Cantabria, norte de Castilla y León, País Vasco) pero todavía no hay producción y de hecho en alguna comunidad (Cantabria) se ha prohibido la técnica de fracking, (aunque hay permisos de prospección en vigor).

España no tiene recursos energéticos propios, a excepción de las fuentes renovables, que se encuentran en proceso (surrealista) de demonización (espero que esto no tarde en cambiar). Es necesario, desde mi punto de vista, estudiar la opción del shale gas con rigor suficiente y las debidas garantías para asegurar que el sistema sea viable desde el punto de vista económico y ambiental si se quiere comenzar la producción.

En este sentido, el Consejo de Ministros envió a las Cortes el viernes 30 de agosto el proyecto de Ley de Evaluación Ambiental en el que hay un apartado para el fracking (fracturación hidráulica) donde se indica que se exigirá un elevado nivel de calidad a los documentos y estudios ambientales relativos a esta técnica (Expansión, 31/08/2013).

Todavía se hablará mucho del tema, estaremos atentos a los avances, sobre todo en nuestro país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies